Nury C.
Mis expectativas cuando asistí al curso eran dejar de gritar en casa. No solo los gritos han disminuido en casa sino que de todas las cosas que hacemos y decimos a los peques, hemos ido cambiando muchas sin darnos cuenta. Nos ha cambiado el concepto de educar y además nos ha empoderado como padres. Queremos hacerlo cada día mejor y eso nos parece un gran paso.