Ángel, Almuñécar (Granada)
Cuando acabé el taller, lo primero que pensé fue: "a esto debería asistir todo el mundo!!". Fue tal la mezcla de emociones y el aprendizaje en tan poco tiempo, que creo que debería ser asignatura obligatoria en cualquier carrera. Sin duda, merece la pena esta experiencia.